..

.

.










     

Thriller

 

.
 

Dirección de Arte de Tapa: Lane/Donald

Fotografía de portada: Dick Zimmerman

Diseño de Letras: Mac James

Diseño de estilo: Valadé / Design Pool

Dick Zimmerman en el año 1982 fue el encargado de fotografiar a Michael Jackson para la tapa de su álbum "Thriller", justo en el momento en que el astro adquiría el status de "megaestrella mundial de la música". Además de este trabajo Dick fotografió a Michael en la tapa del álbum de "ET, El Extraterrestre", película del director Steven Spielberg y fue el fotógrafo que inmortalizó a Jackson junto a Lisa Marie Presley, su primer esposa.
Dick Zimmerman es un profesional muy creativo y tiene en su haber más de mil tapas de revistas entres las cuales figuran Vogue, People, Us, Entertainment Weekly, entre otras y entre sus clientes figuran Jane Fonda, John Travolta, Pamela Anderson, Priscilla Presley, Diane Lane, Janet Jackson, etc.

Cuenta el fotógrafo Dick Zimmerman para el proyecto de la fotografía de la tapa de "Thriller" estaba él y otro profesional del cual nunca se divulgó su identidad.

Fue el propio Michael Jackson quien habló con los dos fotógrafos en un estudio de Hollywood, para decidirse luego por uno. Buscaba a alguien creativo pero importantísimo para él que lo tratara con delicadeza y consideración.

Cuenta Zimmerman que la primera impresión al ver a Michael fue que era más alto de lo que esperaba. Su saludo al estrecharse las manos fue apenas un apretón muy suave. La charla entre ambos duró exactamente 20 minutos y giró alrededor de las ideas sobre la tapa del nuevo disco.

El fotógrafo recibió tres días después una llamada de la compañía discográfica (por ese entonces "CBS") en donde le comunicaban que Michael Jackson quería ir a su estudio a ver algunos de sus trabajos. El astro visitó su atelier y después de dos días Dick recibió la confirmación que Jackson lo había elegido como el fotógrafo de "Trhiller". 

Durante las dos posteriores semanas hubo reuniones creativas con Nancy Donald, creativa de la discográfica para convenir una dirección visual del álbum.

Ya en el estudio fotográfico, Michael comenzó a probarse gran cantidad de vestuario que Dick había encargado a los más afamados diseñadores de Los Angeles. Luego de una hora Michael no podía decidirse por nada. Zimmerman se aterró por un momento, pero al fin se decidió por un traje blanco.

En las charlas previas se había decidido que una de las fotografías fuera con un cachorro de tigre. Se trajo uno de seis semanas y la fotografía fue utilizada para el interior de la portada. Michael aunque amaba a los animales estaba muy nervioso por el temor que el cachorro le arañara la cara, imposibilitándolo así de seguir con la sesión fotográfica. Sin embargo todo salió como lo esperado y en seis horas cientos de fotografías fueron tomadas.

Dick Zimmerman acordó que apenas revelara las fotografías las llevaría al estudio de grabación donde se encontraba trabajando Jackson. Luego de cuatro días llevó las fotos en forma de transparencias para ser mejor apreciadas. Michael con muy buen humor comenzó a observarlas, todas para él estaban muy buenas y por ello pidió el apoyo de su productor Quincy Jones. Este tomó las transparencias y sin ninguna vacilación señalo inmediatamente uno y dijo "Esta es la portada". Zimmerman nunca había visto a una persona decidirse tan rápido, y era una muy buena opción, ya que eligió una fotografía que se ha estampado hasta la actualidad 100 millones de veces consecutivas en distintos formatos y en el disco más vendido en la historia de la música.

Luego fue el turno de Mac James encargado de componer las letras que acompañarían la portada. Para ello eligió una letra cursiva para el texto "Michael Jackson Thriller". Las dos primeras palabras comienzan con un tono rosáceo para ir convirtiéndose en un suave ocre hasta "Mich" y "Jac", luego a la mitad de ambas palabras cambia a un blanco para en sus últimas letras volver a un ocre y luego rosáceo. "Thriller" aparece con un tamaño menor al del nombre del artista y mucho más estilizado. En su comienzo predomina un ocre suave, luego blanco, para al final volver al color original. Una especie de lámpara no definida, otorga una luz blanca al texto lo que provoca que el blanco predomine en su contorno y en la parte central de la leyenda.

La creación del álbum "Thriller" por Dick Zimmerman

Michael Jackson dejó atrás la huella indeleble de un talento gigante cuyo arte cambió el curso de historia de la música.
Él es llorado por millones en todos los países en la tierra, y le echaremos de menos. Nos quedamos con su recuerdo y, afortunadamente, con su música.
A lo largo de los años de 1982-1994, tuve el privilegio único de tener tres sesiones exclusivas con Michael.
El primero fue para el álbum Thriller, el segundo fue para la tapa del Álbum de ET de Steven Spielberg donde el narraba la película. El tercero fueron los retratos de boda en exclusiva con él y Lisa Marie, que se distribuyeron finalmente en todo el mundo.

Michael Jackson fue un artista brillante, creativo artista. Pasamos muchas horas juntos creando y conversando durante los años que trabajé con él.

La primera reunión

Cuando conocí a Michael Jackson en un estudio de grabación en Beverly Blvd, en Hollywood, estaba a tres cuartos de completar lo que sería el álbum más vendido de la historia. CBS records me dijo que había otro fotógrafo en la carrera para hacer el proyecto.

Michael quería conocer personalmente a los dos candidatos antes de decidir quien quería que trabajara en el paquete de la cubierta del álbum. Ahora sé, después de haber trabajado una cantidad sustancial de tiempo con Michael en otros proyectos, que necesitaba a alguien que estuviera en la cima de su profesión, no era egoísta, y era digno de confianza y creativo. Lo más importante es que necesitaba a alguien que lo tratara con delicadeza y consideración, que no estuviera amenazando u ofendiendo.

Mi primera impresión de Michael cuando él lentamente y con mucho cuidado pasó a través de las puertas del estudio donde nuestra reunión se llevaría a cabo, fue que él era más alto y más delgado de lo que esperaba. Su apretón de manos era muy delicado, con apenas un apretón, y yo era muy consciente de devolver el mismo.

Mientras hablábamos, Michael me pregunta con su voz suave sobre mis gustos y disgustos. Me di cuenta de la forma en que plantea sus preguntas de que estaba siendo evaluado. Fue entonces cuando me di cuenta de lo importante que era para Michael trabajar con el tipo exacto de persona que le haría sentirse cómodo. Nuestro encuentro duró alrededor de cuarenta y cinco minutos y nos despedimos con un cordial adiós.

La llamada

Tres días después recibí una llamada telefónica de CBS Records diciendo que había terminado una fase y ahora Michael quería venir a ver mi estudio y ver la calidad de mis fotografías. Mi entrada al estudio tiene un timbre fuerte, pero hubo un golpe muy suave en la puerta. En lugar de tener a mi secretaria abriendo la puerta, quería responder yo mismo.

Michael quería saber que era real y accesible y también quería evitar cualquier cosa potencial que pudiera crearle una incomodidad potencial a él.. Evidentemente, pasé la prueba ya que recibí la confirmación, dos días después de la CBS que Michael me había elegido a mí para hacer los honores, y la sesión fotográfica del álbum estaba programada para realizarse en dos semanas.

Mis honorarios de CBS fueron U$S 4.000 (que estaba muy bien, por una cubierta de álbum). Durante las próximas dos semanas me reuní con los jefes creativos de la CBS y Freddie DeMann, representante de Michael en ese momento. El objetivo era crear una dirección visual para el álbum en la que todos estuvieran de acuerdo. Presenté varias ideas que quería para ejecutar con las que todos estuvieron de acuerdo.

Día de la sesión fotográfica

El día de la sesión llegó. Contraté a una de las mejores estilistas de tiendas de moda en Los Angeles para recoger una gran variedad de vestuario, y comenzamos el arduo proceso de selección de ropa para la portada y la propagación en el interior.

Después de una hora de probar vestuario, Michael no pudo encontrar nada en lo que estuviera cómodo. Empecé a sentir pánico. Sus ojos se iluminaron cuando vio el traje blanco que yo llevaba. Él dijo: “Este es el look que me gusta, ¿Tenemos algo así?” Le indiqué que teníamos la misma altura y complexión y si le gustaría usar el mío. Eso era exactamente lo que quería. Afortunadamente para el período de sesiones y el tiempo necesario, el traje le ajustó como si hubiera sido hecho para él.

Habíamos decidido antes de la sesión que Michael tendría un cachorro de tigre en la fotografía, así que teníamos una selección para que él escogiera. Se enamoró de un cachorro de seis semanas de edad, pero yo era muy escrupuloso con permitirle llegar cerca de su rostro debido a un posible arañazo. A lo largo de la sesión tenía que lograr que Michael olvidara el posible arañazo y centrar su atención en mí y en mi dirección.

Durante las pausas de Michael se paraba frente a un espejo de cuerpo entero y practicaba giros. Tuve el privilegio de obtener una vista previa personal de esos legendarios que son ahora tan familiares para todos nosotros. El cobraba vida frente a ese espejo. Fue fascinante, porque tuvo una forma tímida y moderada en toda la sesión de fotos, pero delante de este espejo, bailando, fue eléctrico y fue la primera vez que me di cuenta de que estaba presenciando algo muy especial.

Para el almuerzo, ordenó una comida especial traída de un restaurante vegetariano en la tercera avenida, que era su favorito en la ciudad. De hecho, unos meses después Michael contrató al chef como su cocinero personal de su casa y su gira.

La sesión de fotos duró alrededor de 6 horas con tres diferentes escenarios y ningún problema en particular fuera de lo común.

La portada del álbum

Michael salió del estudio en el área de recepción donde se encontraba mi presentación arriba. Se encontraba en un estado de ánimo muy bueno. Miró por encima de las transparencias y estaba muy emocionado y satisfecho con lo que vio.
Él dijo: “Hay tan buenas aquí, ¿Cómo voy a tomar una decisión?” Me dijo que esperase un momento, y luego entró nuevamente en el estudio. Después de un momento, volvió a salir con Quincy Jones, que estaba produciendo el álbum y era evidentemente muy respetado por Michael. Quincy echó un vistazo a las transparencias y con una sonrisa de confianza, sin ninguna duda, señaló, y dijo: “¡Esta es su portada, Michael!”

Me impresionó en su totalidad por esta decisión ya que fue más rápido que jamás he visto a nadie seleccionar una transparencia final para cualquier cosa, y fue una buena elección. Michael estaba muy feliz. Quincy era feliz. CBS fue feliz. Yo estaba muy emocionado, y a juzgar por el hecho de que sigue siendo el álbum más vendido de la historia, puedo decir sin duda que fue la elección correcta y el mundo era feliz.

“Se ha convertido en un icono artístico. ¿Quién hubiera sospechado que el clic de mi cámara, crearía la imagen inolvidable que se ha convertido en historia?



Pinturas creadas en óleo por el fotógrafo Dick Zimmerman.


 

 

La Subasta del Traje Blanco


El traje blanco que utilizara Michael Jackson para la portada del álbum "Thriller" fue subastado a mediados del año 2001 mediante "HobbyRat" firma dedicada a subastas online en internet.
La ropa que pertenecía al fotógrafo Dick Zimmerman y no a Michael Jackson fue puesto a la venta con una base de U$S 10.000 y llegó a subastarse en la suma de U$S 27.000.

 


 

.


 

.


Armado, producción, diagramación e investigación
"La Corte del Rey del Pop - Club Mundial de Seguidores de Michael Jackson"
Prohibida su reproducción total y parcial sin autorización previa.
 

.

 

     
.

.
 

Ir a:
.

Ir a Página Principal....
.

 
.

..